GRANDES CIENTIFICOS

fausto.jpg

Un Instante en la Eternidad

Aun hay esperanza

 

 

Al Dr. Fausto Rodríguez,

 

 

Por los siglos de los siglos  se hablara de algunos que habiendo interpretado los signos han manifestado un conjunto de claves para descifrar los caminos y hacer común a nuestros hijos de un compromiso mayor, es en estos seres donde descansa toda la esperanza pues sus ideas son renovación de la fuerza en alerta, donde la acción complementa el mayor de los secretos de esta navegación, desde ahí presta el sabio su ojo para una pesquisa mayor donde huéspedes muy secretos viajan en la embarcación y si son detectados a tiempo su daño será menor, y el medico que era de uno ahora es medico de todos ha hecho su saber común declarando la salud y el bienestar el resultado de un compromiso publico y masivo encaminado a la mejora de todo lo que depende lo sagrado del abrigo. En torno a esto misterio el doctor Fausto arrojó tanta luz, como quien ha esperado tanto tiempo relacionando los eventos y prediciendo algo de Dios que sabe como lo mas cierto, como un arrollo ya muerto vuelve a recobrar la voz.

 

Me dijo mirando lejano, como si viera en el tiempo, que en su jardín se había mudado una arañita, y fue y me la enseño, y debajo de ese árbol dijo que esta no distinguía entre árboles que todos eran sus hogares  y al rato de haberse mudado  la savia por ese ramo no subía,  quemando en silencio poco a poco los miembros de este hijo del bosque, abriendo sus ojos dijo que esto era un incendio enorme y silencioso, que no se podía fumigar por que los efectos secundarios de este método eran muy dañinos para muchas especie, que la clave de ese problema estaba en  introducir mediante condicionamiento en la dieta de algunas aves la arañita invasora, y estas aves se encargarían de hacer el trabajo de limpieza en el menor tiempo posible, y sin los efectos colaterales de otros métodos, que si había un problema era el cuidado de las aves lejos de los tirapiedras pues si estos agentes se agotaran como podríamos  sobrevivir de la plaga.  No he dejado de pensar en lo claro que habló el maestro   resucitador de arrollo, guerrero de Dios despierto.

 

En la loma se comenta desde cuando eran chiquito algunos hombres del sitio que saben referenciar, que este doctor es un hombre al que se le siente la pisada, su saber es un monzón visitando la montañas que ha soñado el paraíso y cuenta con muchas manos, y a declarado temprano lo bello del compromiso.

 

Gracia mi hermano mayor por tu luz en el camino

Hasta mañana temprano para seguir en lo mismo.

 

Ricardo Toribio

Sajoma 25 de mayo de 2007  

 

Anuncios

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: